Home / LOCALES / “Qué Realicó Queremos” – La muerte del cazador: Viejas prácticas olvidadas reinstalan la violencia

“Qué Realicó Queremos” – La muerte del cazador: Viejas prácticas olvidadas reinstalan la violencia

1 gladys sago

Impacto – Por Gladys Sago – “No alcanzan ni las condolencias ni la renuncia del ministro”dijo la diputada Josefina Diaz del bloque Cambiemos-Propuesta Federal y el bloque del Frepam quiere interpelar al Ministro de Seguridad Juan Carlos Tierno.Mientras un repudio generalizado de legisladores e instituciones remarca la negaciòn de Antonio Curchiarello, Secretario de Derechos Humanos quien hablo sin mencionar al mismo Ministro que dijo la inoportuna frase”Primer tiro al aire; el segundo, a la cabina”,como indicación a las patrullas de Seguridad Rural, desconocida para el propio Jefe de la Policia de La Pampa Crio Roberto Ayala que a su vez afirmó que los policías“solo deben usar las armas en casos extremos” para revelar que el protocolo fija que primero deben hacer señales con luces y sirenas y luego perseguir a los infractores.Por lo tanto, en ningún momento autoriza a disparar directamente como lo hicieron en el caso del cazador ultimado en Lonquimay.

Fue precisamente ese hecho inexplicable de hace unos dias cuando un cazador, Santiago Garialdi,de 38 años murió de un disparo en la cabeza, mientras que otro resultó herido y un tercero salió ileso, cuando circulaban en una camioneta por un camino vecinal y fueron baleados por dos policías, que estaban agazapados detrás de unos arbustos y .segun los testigos-no dieron la voz de alto.

El crimen se produjo alrededor de las 22 del lunes 25 de julio en un camino vecinal entre las localidades de La Gloria y Lonquimay, a unos 50 kilómetros al este de Santa Rosa. Los agentes que intervinieron en el hecho argumentaron que todo ocurrió durante un enfrentamiento con cazadores furtivos,y que habían recibido un llamado de un productor de la zona de La Gloria que alertaba sobre la presencia de los cazadores, que escaparon ante la presencia del policía del lugar; pero esa versión fue descartada por el fiscal que investiga el hecho, Guillermo Sancho,quien ordenó los arrestos. Sin evidencia física en el móvil de haber sido baleado por los cazadores, los dos policías Fernando Safenreider y Norberto García-se supo que disparó uno solo-están incomunicados a disposición de la justicia.Cuando sean indagados darán su versión o se abstendrán, como es su derecho.

Explico Ayala que más que protocolo, si bien tenemos establecido por resolución, lo que rige es la norma jurídica de facto 1064, que establece el uso de las armas por parte de los efectivos policiales. La fuerza policial es la depositaria de la fuerza pública;por lo tanto, el Estado es el que otorga las armas al personal policial. Se puede hacer uso cuando se ejerce contra el policía violencia por vía de hecho o es amenazado por persona armada,hay que establecer si hubo un intercambio de disparos o solo disparos por parte del personal policial.

Y ahora qué

Ese hombre que iba con sus amigos a despuntar una aficción que seguramente lo sacaba de la rutina, de los efectos a veces nocivos de la cotidianeidad, perdiò su vida y desmembró una familia porque parece que en La Pampa volvieron viejas prácticas olvidadas que reinstalan la violencia.

Esta vez fue la muerte con la contundencia de su efecto en la sociedad; hace unos meses fue la irrupción del Ministro en un cumpleaños de 15 en la localidad de Rancul ”porque habia menores y se servian bebidas alcoholicas”que arruinó un festejo ´único e irrepetible;lo mismo hizo, con su tono imperativo de siempre, en boliches y lugares públicos en Santa Rosa y otroas localidades.Son esos gestos

esperados de un hombre que fue sacado de su cargo de intendente de la capital pampeana por los mismos que ahora lo amparan.Es sabido que en polìtica todo es negociable, pero cuando esta en juego la dignidad de las personas,y los abusos se llevan a cabo en función de “la seguridad”,como las agresiones personales a gente que circulaba en moto o salia de un pub,denota una falta de la sensibilidad que esgrimen cuando se trata de contrarrestar el delito y las malas acciones.

Poner a toda la comunidad en una misma bolsa, genera rechazo,porque se materializa una transformación anhelada por la poblaciòn, pero sin estar adaptada a los nuevos cánones de la convivencia. Los métodos que se imponen hacen recordar épocas que no deben regresar jamás;que en largos discursos de funcionarios y Jefes policiales anteriores dejaron en claro que se cambiaba hasta el paradigma de formación de la fuerza y para demostrarlo agregaron como materia -en el Instituto Superior de la Policia de La Pampa-Derechos Humanos,con trabajos practicos que debieron realizar quienes asistían incluso a los cursos de promoción para los ascensos.

Ante el hecho consumado,con que entidad moral se le exige a los jóvenes que respeten, que cumplan las normas vigentes, que sepan diferenciar cuales valores deben ser prioritarios, si cuando salen a la calle deben estar precavidos para que quienes deben cuidar de su integridad no los agredan ni golpeen. Como se sustancias políticas de género cuando no difiere el mal trato de algunos efectivos entre hombre o mujer en la vía pública y hasta en algunas dependencias.

Puede haber un error una vez. Pero reiterar en tan pocos meses de gobierno situaciones equívocas, con apenas unas disculpas o con palabras que conllevan espiritu de cuerpo para no condenar a los propios, presenta una rara sensación de retroceso social en una provincia que puja por instalarse en un contexto nacional, concurre a los encuentros de Seguridad Nacional, adhiere a documentos conjuntos con las demas provincias y como correlato, los incumple.

Desde los primeros grados, se enseña a todas las generaciones que se educa con el ejemplo. Con los que se ven a diario,no hay plan educativo capaz de extraer de una tragedia como la vivida, una enseñanza; no se tiene un argumento para remediar la perdida –sin sentido-de una vida en su plenitud y más si ese accionar proviene del Estado. Para los que añoran los años ´70 cabe recordar aquella vieja y usual frase de que”la violencia de arriba engendra la violencia de abajo”.Cuando el indefenso, el hombre o mujer comun, el desplazado sin distinción de clase social, no tiene adonde recurrir para que lo defiendan o protejan porque la injusticia o el destrato se torno moneda corriente, termina entre dos opciones; calla y se vuelve indiferente o acciona por sí. La decisión pertenece a todos y habra que hacerse cargo. (*Directora de La Voz de Realicó).-

Dejanos tu comentario

x

Check Also

La justicia le dio la razón al Partido Socialista en la impugnación del nombre a Cambiemos: “el FrePam no tiene nada que ver con Macri”, dijo Luis Solana

Impacto – La Justicia Federal falló a favor del Partido Socialista que había reclamado porque otra ...