Home / LOCALES / Opinión – En las elecciones habrá cuatro generaciones de votantes: Errores, diferencias, una buena y una mala noticia

Opinión – En las elecciones habrá cuatro generaciones de votantes: Errores, diferencias, una buena y una mala noticia

Impacto – La mayoría de las campañas aún no comenzó a planificarse y algunas ni si quiera se planificarán, ya que contarán con la guía de alguien de “experiencia” dentro del/los partidos y hará las veces de capitán del barco llevándoles la promesa de trasladarlos a puerto seguro.

Nos encontramos en la etapa Pre-electoral de Conformación. Del proyecto, del espacio político y las Alianzas, del análisis para aprovechar el sistema electoral vigente y de negociación por los espacios dentro de las listas.

Una vez resueltas estas cuestiones, comenzará (si es que comienza) la etapa de planificación.

Muchos son los factores que hay que tener en cuenta a la hora de planificar y diseñar una estrategia profesional, pero hay una en particular que es ignorada por la mayoría de los/las “capitanes/as” a la hora de lanzarse a las aguas electorales.

Veamos algunos de los errores más comunes que se comenten desde el inicio de una campaña.

-No hay estrategia de corto, mediano y largo plazo.

-Hablan y actúan para políticos y no para la ciudadanía.

-Dirigen los mensajes únicamente al núcleo duro de votantes.

-Los spots, las propagandas, y la comunicación en general habla de lo que piensa el entorno del candidato.

-No se segmentan propuestas ni mensajes

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre la falta de profesionalización en este tipo de contiendas, pero poco a poco los interesados en adaptarse a los tiempos que corren comienzan a sacar ventajas del resto por una sencilla razón que analizaremos.

Una gran porción de la política (sobre todo en comunidades pequeñas) quedó relegada al Siglo XX, y por ello los diseños de campaña siguen siendo los que “alguna vez” y en otros tiempos, les dieron resultados positivos a quienes siguen conduciendo hoy las estructuras partidarias.

Son aquellos que recuerdan las contiendas con orgullo y no dejan de contar las anécdotas que los hicieron hombres y mujeres fuertes en los partidos que representan, las formas y estrategias utilizadas que los llevaron a ser influyentes en el partido, etc. Lógicamente que ello es sumamente respetado y digno de ser reconocido, pero no radica aquí la crítica a sus logros que sin duda han sido bien merecidos, a la trayectoria y experiencia que aportaron y siguen aportando, por el contrario, la observación que hago es en función a la falta de modernización y actualización profesional acorde a los tiempos que corren.

Cuando comienza a trabajarse en la planificación de una campaña electoral no se tiene en cuenta un aspecto que considero sumamente importante: Saber a quién o a quienes vamos a dirigir la estrategia de nuestra campaña.

La mayoría le hablan y se dirigen a un único elector como si todas las personas tuvieran interés en lo mismo, pensaran lo mismo y quisieran lo mismo para su presente y futuro. Ignora que co-existen en la actualidad cuatro generaciones de votantes con sus particularidades bien diferenciadas y una en particular.

Baby Boomers – 1946 a 1965 / Tienen de 52 a 71 años.

Generación (X) – 1966 a 1980 / Tienen entre 37 y 51 años.

Millennials (Y) – 1981 a 1995 / Tienen de 22 a 37 años.

Generación (Z) – 1996 a 2017 / De 0 a 21 años.

Cada generación es diferente, pero entre X e Y-Z hay un cambio clave: generación digitalizada vs generación no digitalizada y esto implica además diferentes comportamientos, gustos y formas de apreciar el pasado, el presente y el futuro, fundamentales para comprenderlos.

Sinceramente ¿Alguno de ustedes convocaría a integrantes de las generaciones Y o Z a escuchar un disco de Palito Ortega, Bárbara y Dick o Leo Dan para llamar su atención o lograr interés? ¿Organizaría un “asalto” o los invitaría de “rotation”?

Aunque el ejemplo suene simple y llano, quiero aclararles que aún muchas de estas cosas pasan por la mente de quienes afrontan las distintas campañas. Podría citar muchos ejemplos como este, pero lo importante a que tener en cuenta es que lo que funcionó y resultó exitoso en una campaña, en la siguiente no resulte.

Es sumamente importante poner acento en el momento que vivimos. Una actualidad compleja, informada, partícipe y dinámica. Es momento de trabajar seriamente en campañas que ofrezcan soluciones concretas a problemas y expectativas concretas a cada una de las personas que son parte de generaciones que tienen entre otras cosas: intereses, formas de vida, sueños e historias diferentes.

Es hora de abandonar definitivamente la idea de hacer campañas para el gusto, los recuerdos y las emociones del candidato y su círculo.

Ganar una elección requiere, entre otras cosas, de planificación, recursos, análisis, investigación seria, estrategia y organización.

Concluyo mi nota con dos noticias, una mala y una buena:

La mala es que la improvisación, el amateurismo y el tiempo de “iluminados” es parte del pasado.

La buena es que hay tiempo de revertirlo.

(*) Alexis González (Consultor en Estrategia y Comunicación Política – Director de 360 Consultora – Miembro de la Asociación Argentina de Consultores Políticos – AsACo)

Dejanos tu comentario

x

Check Also

Tres demorados en el Puesto Caminero de Realicó en operativo antidrogas

Impacto – El procedimiento, a cargo de Policía Federal de General Pico, se concretó el lunes ...