Home / INTERNACIONALES / Aerolíneas deja de volar a Brasilia desde abril

Aerolíneas deja de volar a Brasilia desde abril

Los seis vuelos semanales que Aerolíneas Argentinas cubre entre Aeroparque y la capital de Brasil serán desprogramados a partir de abril. Es el primer paso de un plan de ajuste que ya inició la titular de la empresa, Isela Costantini, y que podría continuar con el abandono de la aerolínea estatal de otras rutas internacionales.
COSTANTINIPRESIDENTE-AEROLINEAS-ARGENTINASFOTO-MANUEL-FOGLIA_CLAIMA20160302_0320_28
“La ruta a Brasilia era poco rentable y se decidió dejar de volar a partir del mes que viene. Esos seis vuelos semanales se transformarán en nuevas frecuencias para las rutas a San Pablo y Río de Janeiro, dos destinos que funcionan muy bien”, dijeron fuentes de la compañía.

Costantini, según las fuentes, está terminando de elaborar un plan de operaciones que procura reducir el déficit operativo de Aerolíneas a cero para el año 2019. El plan será presentado al presidente Macri en los próximos días. “Todavía no tenemos fecha, pero es inminente”, agregaron las fuentes. A comienzos de año, cuando Costantini se hizo cargo de la empresa, la estimación del déficit para Aerolíneas y Austral para 2016 era de 15.000 millones de pesos (un récord, aun teniendo en cuenta los recurrentes “rojos” de la administración de Mariano Recalde).

Durante 2015, las pérdidas de Aerolíneas totalizaron 5.200 millones de pesos, equivalente a unos 550 millones de dólares con el tipo de cambio promedio de ese año. Desde la estatización, en 2008, la cifra se ubicó cercana a los US$ 600 millones. Uno de los ejes que la ex ejecutiva de General Motors presentaría a Macri es, precisamente, achicar sensiblemente ese déficit.

Costantini comenzó con un recorte, área por área, de “costos no operativos”, como denominan a los gastos que no afectan de manera directa a los vuelos. Ese recorte, en principio, no apuntaba a los 12.250 empleados que hoy computa la compañía.

El tema de las rutas que Aerolíneas podría reforzar o dejar de volar es uno de los ejes cruciales de ese plan. En los últimos días hubo versiones, tanto de otras fuentes del Gobierno como de representantes de los gremios, que aseguraban que Aerolíneas dejará de volar a Roma, Barcelona, Miami y Nueva York para atenuar las fuertes pérdidas operativas que le genera cada avión que despega a estos destinos. Esas mismas fuentes (oficiales, pero no de Aerolíneas) aseguraron ayer que de los 11 millones de pasajeros que transportó la empresa en 2015, sólo un millón embarcó en los vuelos internacionales de la empresa. “No son los vuelos de cabotaje los que generan las pérdidas millonarias de Aerolíneas, precisamente”, agregaron.

Cerca de Costantini guardan silencio sobre el tema: “Hasta que no presentemos el plan al Presidente, no habrá anuncios oficiales sobre las rutas”, señalaron. Pero las reuniones informativas que la conducción de la empresa mantuvo con empleados y gremios ya derivó en un estado de “alerta y movilización” de dos de los gremios que confluyen en la empresa: Pilotos (APLA) y Aeronavegantes (AAA).

Parte del ajuste, además, es la reingeniería en el uso de los aviones: para los vuelos internacionales y regionales se desprogramarán los Airbus A430, de cuatro motores, por los A330, de dos. Y los Embraer brasileños de Austral, aviones con poca capacidad en sus bodegas, dejarían de ser usados en los turísticos destinos patagónicos.

Dejanos tu comentario

x

Check Also

Revés judicial contra Barcelona: la revista, al borde del cierre

La Cámara Civil falló a favor de Cecilia Pando en el juicio que le inició ...